Edipo Rey – Sófocles

La Tragedia, según Aristóteles, es la imitación (mímesis) de una acción (praxis) de carácter elevado, en un lenguaje

bello. La acción trágica implica un cambio de fortuna (peripecia) que hace mudar en desgracia la felicidad del protagonista, debido a uno o más errores (hamartías) cometidos con el desconocimiento de las consecuencias que pueden acarrear. Edipo Rey es el fiel reflejo de la teoría aristotélica de la tragedia, descripta en su Poética.
La tetralogía de la que formo parte en las Grandes Dionisias (festivales en honor del dios Dioniso que incluían representaciones dramáticas realizadas en el mes de Elafebolion (marzo) tiene fama de haber conseguido solo el segundo puesto en el agon dramático, aun cuando Edipo rey es considerada por muchos la obra maestra de Sófocles (Colono, Grecia, 496 a.C.). La importancia del teatro en la Grecia antigua era enorme, por eso solo competían en estos festivales los mejores (cada autor con una trilogía trágica y una comedia) durante tres días. En dicha obra, serán descritos los aspectos centrales de la tragedia: oráculo de Delfos, muerte de Layo por Edipo, la Esfinge, el incesto, el destierro, etc.
La historia de un desdichado incestuoso cuya suerte esta regida por un sin fin de malas decisiones fue pilar fundamental en la obra del padre del Psicoanálisis, Sigmund Freud. Quizá el tema del destino sea el eje central de esta tragedia que desde hace mas de 2400 años sigue sorprendiéndonos. Lo hermoso de la tragedia, sin embargo, no es el suspenso que se provoca con ella, sino el goce estético de una obra bien hecha, ya que los espectadores griegos conocían de antemano el desenlace. Lo que a ellos les impresionaba era el arte de Sófocles y la profundidad y dramatismo que otorgaba a sus personajes que conseguían implicar al espectador que sufría con ellos.
La influencia de Edipo Rey aun hoy sigue vigente. Por eso es una obra fundamental de la literatura mundial.


Clic aquí para descargar
-peso 132 Kb-formato doc






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja tu comentario